5 SEÑALES QUE INDICAN QUE ESTÁS EN UNA RELACIÓN CO-DEPENDIENTE

En la actualidad, las relaciones co-dependientes son más comunes de lo que podríamos pensar y es una situación alarmante ya que se empiezan a ver como algo cotidiano, sin embargo, conllevan a muchos conflictos y dolor.

¿Qué es una relación co-dependiente?

Una relación co-dependiente es toda aquella en la que existe un apego afectivo al punto que se considera una adicción. En este tipo de relaciones se pierde la individualidad y por lo general hay una persona que “absorbe” a la otra; existe un gran miedo al abandono, rechazo y soledad, no se puede ver una vida sin la otra persona y suele haber mucho dolor en las interacciones.

El enamoramiento es una etapa con ciertos rasgos un poco similares a los de las relaciones co-dependientes, es por eso que a veces es difícil darse cuenta cuando ya existe una dependencia a la otra persona. A continuación te damos los 5 focos amarillos y rojos que pueden indicar que se está en una relación co-dependiente:

  1. Dejar actividades importantes para estar con la persona en cuestión. Las prioridades no son objetivas, la persona en cuestión siempre estará antes que todo y todos (incluyendo trabajo/escuela).
  2. Descuidar otras relaciones interpersonales y otras áreas de la vida. Dado que se prioriza a la persona en cuestión, se descuidan las demás áreas y relaciones de la vida, de modo que al final no hay redes de apoyo u otras actividades, sólo está la persona en cuestión y su relación co-dependiente.
  3. Querer tener el control de todas las actividades y relaciones de la persona en cuestión. Se quiere estar involucrado en todas las actividades de la persona en cuestión (recordemos que ya no existen o no se disfrutan las actividades propias), además, se quiere saber con quién, a qué hora y dónde está la persona cuando no están juntos; es una necesidad muy grande de posesión y control sobre el otro, si no se obtiene (por lo general no, pues no son conductas constructivas), conllevan a conflictos en la relación.
  4. No poder vivir sin la persona en cuestión. Se han cerrado todas las interacciones con el mundo, de modo que la persona en cuestión ahora lo es “todo” y, llegado a este punto de la relación co-dependiente, es muy difícil que se visualicen alternativas de vida más allá de la relación.
  5. Necesidad de seguir en la relación aun cuando hay mucho dolor. El control, posesión y apego generan muchos conflictos y ansiedad, lo que a su vez desencadena mucho sufrimiento de ambos lados, pero, como se cree que no se podrá sobrevivir sin la persona, no se da por concluida la relación y se sigue soportando el dolor bajo el estandarte de “esto es amor verdadero y todo se va a solucionar”.

 

Las relaciones co-dependientes no están basadas en amor, sino en apego. El amor implica que dos personas están compartiendo sus vidas sin perder la individualidad ni el respeto y amor propio, de modo que se generan sentimientos positivos y constructivos. El apego implica la ilusión de pertenecer y tener al otro, y cuando esto no se cumple (por obvias razones), genera sentimientos negativos y mucho conflicto.

Así pues, es de suma importancia estar alertas para identificar estas señales y poder relacionarnos de manera más constructiva.

 

-Psic. Jessica L. Godínez Jasso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s